A- A+

Bookmark and Share

Leucemia mieloide crónica

¿Qué es la leucemia mieloide crónica?

La leucemia mieloide crónica (LMC) es un cáncer de la sangre en el cual la médula ósea produce demasiados granulocitos, un tipo de glóbulo blanco. La LMC es también conocida como leucemia mielógena crónica.

Normalmente, las células de la médula ósea maduran hasta convertirse en diferentes tipos células sanguíneas. Por lo general, la LMC afecta a las células sanguíneas jóvenes (blastos) que normalmente al desarrollarse se convierten en un tipo de glóbulo blanco denominado granulocito. La función principal de los granulocitos es destruir bacterias. Los blastos no maduran y se hacen demasiado numerosos y así permanecen en la médula ósea y en la sangre.

La leucemia mieloide crónica puede presentarse en un período de meses o años. Los pacientes que padecen LMC poseen una reordenación cromosómica específica. Partes del cromosoma 9 y del 22 intercambian lugares, lo que deriva en un intercambio de material genético entre estos dos cromosomas. Esta translocación cambia las posiciones y las funciones de determinados genes, lo que deriva en un crecimiento celular descontrolado. El reducido cromosoma 22 es también conocido como cromosoma Filadelfia. Casi todos los pacientes con LMC tienen en sus células el cromosoma Filadelfia. También pueden haber otras anomalías cromosómicas.

La LMC se presenta principalmente en adultos y es muy poco frecuente en niños. Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer (American Cancer Society), se estima que existirán cerca de 5.900 casos de LMC en el 2013.

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia mieloide crónica?

Durante la primera etapa de la LMC es común no sufrir síntomas. De hecho, muchos casos se diagnostican en exámenes de sangre de rutina. En los casos que sí se padecen síntomas de LMC, los siguientes síntomas suelen aparecer. Aunque cada persona puede experimentar los síntomas de una forma diferente, pueden incluir:

  • Sudores nocturnos.

  • Pérdida de peso.

  • Fiebre.

  • Debilidad persistente.

  • Fatiga.

  • Dolor en huesos y articulaciones.

  • Aumento de tamaño del bazo.

Los síntomas de la leucemia mieloide crónica pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o problemas médicos. Siempre deje que el diagnóstico lo realice su médico.

¿Cómo se diagnostica la leucemia mieloide crónica?

Además de un examen físico y de la historia médica completa, los procedimientos para el diagnóstico de la leucemia mieloide crónica pueden incluir:

  • Exámenes de sangre y otros procedimientos de evaluación.

  • Aspiración de la médula ósea y/o biopsia: se trata de un procedimiento mediante el cual se extrae una pequeña cantidad de líquido de la médula ósea (aspiración) y/o de tejido sólido de la médula (biopsia por punción), generalmente de los huesos de la cadera, a fin de estudiar la cantidad, el tamaño y la madurez de los glóbulos y/o de las células anormales.

Tratamiento de la leucemia mieloide crónica

El médico determina el tratamiento específico de la leucemia mieloide crónica según:

  • Su edad, estado general de salud e historia médica.

  • Qué tan avanzada se encuentre la enfermedad.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Las expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Terapias dirigidas, como imatinib, dasatinib o nilotinib.

  • Quimioterapia.

  • Terapia biológica. Esta terapia utiliza el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer.

  • Radioterapia.

  • Trasplante de células madre.

  • Esplenectomía. Es una cirugía que consiste en extirpar el bazo.

Memorial Health System’s Accreditations & Awards
Memorial Health System
401 Matthew Street, Marietta, OH 45750
(740) 374-1400
© 2014, Memorial Health System.
MMH Emergency Department 23 min
Selby General 10 min
Physicians Care Express-Marietta 10 min
Physicians Care Express-Belpre 10 min
Back to Top