A- A+

Bookmark and Share

Policitemia Vera

¿Qué es la policitemia vera?

Policitemia vera es un trastorno de la sangre en el cual hay un incremento de todas las células de la sangre, especialmente de los glóbulos rojos. El incremento de las células sanguíneas hace la sangre más viscosa (espesa), provocando derrames cerebrales, y daño en los tejidos y en los órganos.

¿Qué causa la policitemia vera?

La policitemia vera es un tipo de trastorno mieloproliferativo (su sigla en inglés es MPD). La médula ósea contiene células madre que tienen la capacidad de madurar en células sanguíneas adultas que entran en la circulación, incluyendo glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Estas células madre se denominan células precursoras hematopoyéticas pluripotentes (su sigla en inglés es PHPC) debido a su versatilidad. Cada PHPC puede reproducirse (clonarse) además de producir células hijas, denominadas blastos.

En MPD, un clon anormal de PHPC tiene la capacidad de multiplicarse excesivamente y renovarse a sí mismo de forma más efectiva que los clones normales de PHPC. En la policitemia vera, hay un incremento de la cantidad de células sanguíneas, tanto de glóbulos rojos como de glóbulos blancos, o de los glóbulos rojos y blancos, y las plaquetas.

El clon anormal de PHPC es el resultado de mutaciones de los genes en estas células. Estas mutaciones no se heredan, pero ocurren durante la vida de uno.  En la mayoría de los casos, no se sabe porque esto le sucede a una persona determinada.    

¿Cuáles son los síntomas de la policitemia vera?

Cuando hay un aumento en el volumen y viscosidad (espesor) de la sangre, pueden producirse las complicaciones asociadas con esta enfermedad. A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la policitemia vera. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Fatiga y/o debilidad.

  • Dolor de cabeza.

  • Mareos.

  • Falta de aire y respiracion agitada mientras esté acostado.

  • Alteración de la vista, como la visión doble, visión borrosa, y puntos ciegos.  

  • Incapacidad de concentrarse.

  • Sudoración nocturna.

  • Piel enrojecida.

  • Hemorragias nasales.

  • Encías sangrantes.

  • Hemorragia menstrual excesiva.

  • Hemoptisis (tos con sangre).

  • Moretones.

  • Comezón de la piel (especialmente después de un baño caliente).

  • Gota.

  • Entumecimiento.

  • Hipertensión (presión sanguínea alta).

Puede producirse trombosis arterial o venosa, considerada una de las complicaciones más serias de la policitemia vera, provocando un ataque al corazón, un derrame cerebral o una embolia pulmonar. Agrandamiento del hígado y el bazo son otras complicaciones que pueden ocurrir. Los síntomas de la policitemia vera pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o problemas médicos. Siempre consulte a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la policitemia vera?

Además de una historia médica y un examen físico completo, los procedimientos de diagnóstico para la policitemia pueden incluir exámenes de sangre para observar el aumento del número de glóbulos rojos en el cuerpo, y distinguirlo de otras condiciones que pudieran causar una elevación de la cantidad de glóbulos rojos (como ocurre en determinadas enfermedades respiratorias y cardiacas, eritremia y determinados tumores). Tambien, es posible que su proveedor médico puede realizar pruebas de sangre para determinar si usted tiene una mutación genética llamada janus quinasa 2 (JAK2). 

Tratamiento de la policitemia vera

El tratamiento específico de la policitemia vera será determinado por su médico basándose en:

  • Su edad, su estado general de salud y su historia médica.

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • Su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • Sus expectativas para la trayectoria de la enfermedad.

  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir:

  • Flebotomía. Procedimiento que consiste en la extracción de sangre del cuerpo. Al principio se debe hacer frecuentemente, como cada semana, pero una vez que se ha quitado suficiente sangre para agotar el almacén de hierro del cuerpo, no es necesario hacerlo tan a menudo.

  • Ciertos medicamentos, incluyendo quimioterapia. Puede ser que la flebotomía no se remueva las plaquetas efectivamente entonces se necesita medicamentos para el tratamiento si las plaquetas están en un nivel peligroso.

  • Terapia de radiación. Puede ayudar a detener las células hiperactivas de la médula ósea. Esta terapia ayuda bajar el número de glóbulos rojos y mantener la espesor de la sangre más cerca a lo normal.

Memorial Health System’s Accreditations & Awards
Memorial Health System
401 Matthew Street, Marietta, OH 45750
(740) 374-1400
© 2014, Memorial Health System.
Belpre Campus ER 10 min
Marietta Memorial ER 12 min
Selby ER 10 min
Physicians Care Express-Marietta 22 min
Physicians Care Express-Belpre 11 min
Back to Top