A- A+

Bookmark and Share

Factores de Riesgo para el Cáncer del Seno

¿Qué es un factor de riesgo?

Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda aumentar las probabilidades de una persona de desarrollar una enfermedad. Puede ser una actividad como fumar, la dieta, su historia familiar o muchas otras cosas. Distintas enfermedades, incluyendo los cánceres, tienen factores de riesgo diferentes.

Pero, el saber sus factores de riesgo de cualquier enfermedad, puede ayudar a guiarle en la toma de las acciones apropiadas, incluyendo el cambio de la conducta y el ser monitoreado clínicamente para la enfermedad.

¿Cuáles son los factores de riesgo para desarrollar el cáncer del seno?

Cualquier mujer puede desarrollar cáncer del seno. Sin embargo, los siguientes factores de riesgo pueden aumentar las probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Factores de riesgo que no se pueden cambiar:

  • El sexo
    El cáncer del seno ocurre casi 100 veces más a menudo en las mujeres que en los hombres.

  • Raza/origen étnico
    Se ha notado que las mujeres caucásicas desarrollan cáncer de seno con un poco más de frecuencia que las mujeres afroamericanas.  Sin embargo, las mujeres afroamericanas muestran una mayor tendencia de muerte por cáncer de seno.  Esto en parte puede deberse a que las mujeres afroamericanas a menudo tienen un tipo de tumor más agresivo, aunque se desconocen las causas de esto.  El riesgo de desarrollar cáncer de seno y morir por esta enfermedad es menor en las mujeres hispanas, nativas de América y asiáticas.

  • El envejecimiento
    Dos de cada tres mujeres con cáncer invasivo son diagnosticados después de 55 años.

  • El historial personal de cáncer del seno.

  • La irradiación previa del seno.

  • Antecedentes familiares y factores genéticos
    el tener un familiar, como la madre o una hermana, con cáncer del seno aumenta los riesgos. Esto incluye cambios en ciertos genes como el BRCA1, BRCA2 y otros.

  • Las enfermedades benignas del seno.

  • Las biopsias anteriores del seno en las cuales el tejido muestra hiperplasia atípica.

  • Si los períodos menstruales comenzaron temprano en su vida.

  • Si la menopausia comenzó tarde en su vida.

Los factores de riesgo mencionados más frecuentemente relacionados con el estilo de vida son:

  • no tener hijos o tener el primer hijo después de los 30 años de edad

  • anticonceptivos por vía oral

  • obesidad y dietas de alto contenido de grasa

  • inactividad física

  • alcohol

  • uso a largo plazo, post menopausia de la combinación de estrógeno y progestina (su sigla en inglés es HRT)

  • aumento de peso y obesidad después de la menopausia

Los factores del medio ambiente:

  • La exposición a los pesticidas u otros químicos, está siendo evaluada actualmente como un factor probable.

Actualización de la terapia de reemplazo hormonal:

En 1991, el Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute) de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH) lanzó la Iniciativa para la Salud de la Mujer (Women's Health Initiative, WHI) para conocer más sobre la salud de las mujeres y específicamente acerca de la terapia de reemplazo hormonal. El ensayo hormonal constaba de dos estudios: el estudio estrógeno-más-progestina (su sigla en inglés es HRT) de mujeres con útero y el estudio de estrógeno solo (su sigla en inglés es ERT) de mujeres sin útero. Ambos estudios se concluyeron antes cuando la investigación demostró que el reemplazo hormonal no ayudaba a prevenir las cardiopatías y aumentaba el riesgo de ciertos problemas médicos.

La Iniciativa para la Salud de la Mujer recomienda que las mujeres sigan el consejo de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (Food and Drug Administración, FDA) sobre la terapia hormonal (estrógeno solo o estrógeno-más-progestina). Sostiene que la terapia hormonal no se debe seguir para prevenir las cardiopatías.

Estos productos son terapias aprobadas para aliviar los fogajes moderados a severos y los síntomas de atrofia vulvar y vaginal. Si bien la terapia hormonal es efectiva para la prevención de la osteoporosis posmenopáusica, sólo se la debe considerar para mujeres con un riesgo significativo de osteoporosis que no puedan tomar medicaciones sin estrógeno. La FDA recomienda que se utilicen las dosis más bajas de terapia hormonal durante el menor tiempo posible necesario para lograr los objetivos del tratamiento.

Las mujeres posmenopáusicas que utilizan o piensan utilizar terapia hormonal deberían consultar a su médico acerca de los posibles beneficios y riesgos para ellas..

Memorial Health System’s Accreditations & Awards
Memorial Health System
401 Matthew Street, Marietta, OH 45750
(740) 374-1400
© 2014, Memorial Health System.
MMH Emergency Department 35 min
Selby General 10 min
Physicians Care Express-Marietta 10 min
Physicians Care Express-Belpre 10 min
Back to Top