A- A+

Bookmark and Share

Cáncer de piel

¿Qué es el cáncer de piel?

El cáncer de piel es un tumor maligno que crece en las células de la piel. De acuerdo con la Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society), solo en los EE. UU., más de 2 millones de personas serán diagnosticadas en el 2013 de cáncer de piel sin presencia de melanoma, y más de 76 000 serán diagnosticadas de melanoma.

¿Cuáles son los diferentes tipos de cáncer de piel?

Existen tres tipos principales de cáncer de piel:

Nombre

Descripción

Carcinoma basocelular

El carcinoma basocelular representa cerca del 80% de todos los tipos de cáncer de piel. Este cáncer que responde bien al tratamiento empieza en la capa de células basales de la epidermis (la capa superior de la piel) y crece muy lentamente. El carcinoma basocelular suele aparecer como un bulto o nódulo pequeño y brillante en la piel, en especial en las zonas expuestas al sol, tales como la cabeza, el cuello, los brazos, las manos y la cara. Es más común en personas con cabello, tez y ojos claros.

Carcinoma epidermoide

El carcinoma epidermoide, aunque es más agresivo que el carcinoma basocelular, responde muy bien al tratamiento. Representa cerca del 20% de todos los tipos de cáncer de piel. El carcinoma epidermoide puede aparecer como nódulos o manchas rojas y escamosas de la piel, y pueden encontrarse en zonas expuestas al sol, tales como la cara, las orejas, los labios y la boca. Sin embargo, si no se trata, el carcinoma epidermoide puede propagarse a otras partes del cuerpo. Este tipo de cáncer de piel se encuentra, por lo general, en personas de tez blanca.

Melanoma maligno

El melanoma maligno representa un porcentaje pequeño de todos los tipos de cáncer de piel, pero por este se producen la mayoría de las muertes. El melanoma maligno empieza en los melanocitos —las células que producen el pigmento en la piel—. A veces, los melanomas malignos comienzan como un lunar anómalo que luego se convierte en canceroso. Este tipo de cáncer puede propagarse con rapidez. El melanoma maligno es muy común en hombres y mujeres con tez blanca pero puede afectar a personas con cualquier tipo de piel.

Diferencia entre lunares benignos y melanoma

Para una detección temprana del melanoma, es importante examinarse la piel con regularidad y familiarizarse con los lunares y otras afecciones de la piel, para poder identificar mejor los cambios. Ciertos lunares tienen mayor riesgo de transformarse en melanoma maligno. Los lunares de nacimiento (nevos congénitos) y los lunares atípicos (nevos displásicos) tienen mayor riesgo de convertirse en malignos. Reconocer los cambios en los lunares mediante la tabla ABCD es decisivo para detectar un melanoma maligno en su primera etapa. Las señales de alerta son:

Lunar normal / melanoma

Señal

Característica

Una foto que compara la asimetría de un lunar normal y de un melanoma

Asimetría

Cuando la mitad del lunar no coincide con la otra mitad

Una foto que compara los bordes irregulares de un lunar normal y de un melanoma

Borde

Cuando el borde (contorno) del lunar es desigual o irregular

Una foto que compara el color de un lunar normal y de un melanoma

Color

Cuando el lunar no es todo del mismo color, y se pueden ver tonos de marrón o negro, y a veces, zonas de color rosado, rojo, blanco o azul

Una foto que compara el diámetro de un lunar normal y de un melanoma

Diámetro

Si el diámetro del lunar es mayor que el de la goma de borrar de un lápiz

Fotografías usadas con el permiso del: Instituto Nacional del Cáncer (National Cancer Institute)

Los melanomas varían mucho en apariencia. Algunos melanomas muestran todas las características de la ABCD, mientras que otros muestran pocas o ninguna. Siempre consulte el diagnóstico con su médico.

¿Cuáles son los factores de riesgo para un cáncer de piel?

El cáncer de piel es más común en personas con tez clara, en especial, en personas rubias o pelirrojas con ojos claros. El cáncer de piel es raro en los niños. Sin embargo, nadie está a salvo del cáncer de piel. Otros factores de riesgo son:

  • Antecedentes familiares de melanoma

  • Antecedente personal de cáncer de piel

  • Exposición solar. La cantidad de tiempo transcurrido bajo el sol sin protección afecta directamente el riesgo de cáncer de piel.

  • Quemaduras de sol en la primera infancia. Las investigaciones demuestran que las quemaduras a una edad temprana aumentan el riesgo de una persona a tener cáncer de piel más adelante.

  • Muchas pecas

  • Lunares comunes grandes o en cantidad

  • Nevos displásicos

  • Sexo masculino

  • Un trastorno inmunodepresor o un sistema inmunitario debilitado (como en las personas que tuvieron un trasplante de órgano) 

  • Exposición a ciertos químicos, como el arsénico

  • Exposición a la radiación

  • Fumar

  • Virus del papiloma humano (HPV por sus siglas en inglés)

  • Ciertas afecciones hereditarias raras, tales como el síndrome del carcinoma basocelular nevoide (síndrome de Gorlin) o la xerodermia pigmentosa (XP) 

Prevención del cáncer de piel

La Academia Estadounidense de Dermatología (American Academy of Dermatology o AAD por sus siglas en inglés) recomienda los siguientes pasos para ayudar a reducir el riesgo de cáncer de piel:

  • Use ropa de protección, como por ejemplo: camisa de mangas largas, sombrero de ala ancha y anteojos de sol, cuando sea posible.

  • Busque la sombra cuando sea conveniente, en especial, cuando los rayos solares son más fuertes, de 10 a. m. a 4 p. m.

  • Use con frecuencia un filtro solar de amplio espectro con un factor de protección solar (SPF por sus siglas en inglés) de 30 o más en toda la piel expuesta, incluso en días nublados. El filtro solar debe volver a aplicarse cada dos horas y después de nadar o sudar.

  • Proteja a los niños del sol mediante el uso de gorra con visera, ropa de protección y filtro solar.

  • Use más protección cerca del agua, la nieve y la arena, que pueden reflejar los rayos solares y aumentar el riesgo de quemadura solar.

  • Evite las camas bronceadoras. La luz UV (ultravioleta) de las camas bronceadoras pueden causar cáncer de piel y arrugas.

  • Examínese el cuerpo una vez al año. Mire su piel detenidamente y si nota algún cambio, un crecimiento o una hemorragia, consulte a su médico.

  • Consuma vitamina D de forma segura a través de una alimentación saludable (que puede incluir complementos vitamínicos). No busque el sol.

La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics o AAP por sus siglas en inglés) aprueba el uso de filtro solar en bebés de menos de 6 meses, solo si no dispone de ropa adecuada y sombra. Los padres deberían tratar de evitar la exposición al sol y vestir al bebé con ropa liviana que cubra la mayor superficie de piel. Sin embargo, los padres también pueden aplicar una pequeña cantidad de filtro solar en la cara y en el dorso de las manos del bebé.

Recuerde que la arena y el pavimento reflejan los rayos UV aún debajo de una sombrilla. La nieve, en particular, es buena reflectora de los rayos UV.

Cómo realizarse un autoexamen de piel

Encontrar temprano lunares sospechosos o cáncer de piel es la clave para tratar con éxito el cáncer de piel. Un autoexamen de piel suele ser el primer paso para detectar el cáncer de piel. El próximo método para un autoexamen lo sugiere la AAD:

(Va a necesitar un espejo de cuerpo entero, uno de mano y una habitación con mucha luz).

  • Examine su cuerpo con un espejo por delante y por detrás, luego el lado derecho y el izquierdo con los brazos levantados. Las mujeres deberían mirar debajo de los pechos. 

  • Flexione los codos, mire detenidamente los antebrazos, la parte de atrás superior de los brazos y la palma de las manos. Revise entre los dedos y mire la base de las uñas.

  • Mire la parte posterior de las piernas y de los pies, los espacios entre los dedos de los pies, la base de las uñas de los pies y las plantas de los pies.

  • Examine la parte posterior del cuello y del cuero cabelludo con un espejo de mano.

  • Controle la espalda, las nalgas y la zona genital con un espejo de mano.

  • Familiarícese con la piel y el patrón de los lunares, las pecas y otras marcas.

  • Esté alerta a cambios de número, tamaño, forma y color de las zonas pigmentadas.

  • Siga la tabla ABCD cuando examine los lunares de otras zonas pigmentadas y consulte a su médico de inmediato si nota algún cambio.

Tratamientos para el cáncer de piel

El tratamiento específico para el cáncer de piel será definido por el médico, basado en:

  • La edad, el estado de salud general y la historia clínica

  • Tipo de cáncer de piel 

  • Grado y ubicación de la enfermedad

  • La tolerancia a medicamentos, terapias o procedimientos específicos

  • Expectativas acerca de la evolución de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

Existen varios tipos de tratamientos para el cáncer de piel:

  • Cirugía. La cirugía es el tratamiento común para el cáncer de piel. Se utiliza en la mayoría de los casos tratados. Algunos tumores de cáncer de piel pueden extirparse muy fácilmente y solo necesitan una cirugía menor, mientras que otros requieren un procedimiento quirúrgico más extenso. La cirugía puede incluir los siguientes procedimientos:

    • Criocirugía. Mediante el uso de nitrógeno líquido, la criocirugía utiliza un instrumento que rocía el líquido sobre la piel, y congela y destruye el tejido.

    • Raspaje y electrodesecación. Este tipo común de cirugía consiste en quitar el tejido de la piel con una legra (un instrumento quirúrgico filoso), y cauterizar la herida con un bisturí eléctrico.

    • Extirpación. Se puede usar un bisturí (un instrumento quirúrgico filoso) para extirpar (quitar) y eliminar el tumor. La herida suele suturarse o cerrarse con grapas para la piel.

    • Cirugía microscópica controlada de Mohs. Este tipo de cirugía consiste en la extirpación de una lesión, capa por capa. Cada porción de tejido extirpado se examina con un microscopio. Se continúa extirpando tejido hasta que no se vean más células cancerosas. El objetivo de este tipo de cirugía es quitar todas las células malignas y la menor cantidad de tejido sano posible. Se suele utilizar con tumores recurrentes (los que vuelven luego del tratamiento).

  • Terapia láser. La cirugía láser utiliza un rayo de luz angosto para destruir las células cancerosas, y a veces, se usa con tumores situados en la capa exterior de la piel.

  • Radioterapia. Las radiografías se usan para matar las células cancerosas y encoger los tumores.

  • Terapia fotodinámica. La terapia fotodinámica emplea cierto tipo de luz y un químico especial para matar las células cancerosas. 

  • Otros tipos de tratamientos son los siguientes:

    • Quimioterapia. La quimioterapia utiliza medicamentos para matar células cancerosas.

      • Quimioterapia tópica. Es una quimioterapia en forma de crema o loción que se coloca en la piel para matar células cancerosas.

      • Quimioterapia sistémica. Es una quimioterapia administrada de forma oral o intravenosa (IV por sus siglas en inglés) para tipos de cáncer más avanzados. 

    • Inmunoterapia. La inmunoterapia utiliza varios enfoques para estimular el propio sistema inmunitario del cuerpo y lo ayuda a atacar el cáncer. Algunos tipos de tratamiento pueden aplicarse a los tumores o inyectarse directamente en ellos. Otros tipos se utilizan para tipos de cáncer más avanzados y se inyectan en la vena (IV). 

    • Terapia dirigida. Algunos medicamentos que se usan para tratar cánceres de piel avanzados se los emplea para dirigirlos a partes específicas de las células cancerosas. A menudo, estos medicamentos se toman como pastillas. 

Memorial Health System’s Accreditations & Awards
Memorial Health System
401 Matthew Street, Marietta, OH 45750
(740) 374-1400
© 2014, Memorial Health System.
Belpre Campus ER 23 min
Marietta Memorial ER 10 min
Selby ER 10 min
Physicians Care Express-Marietta 10 min
Physicians Care Express-Belpre 10 min
Back to Top