A- A+

Bookmark and Share

Introducción a la menopausia

Foto de una madre con su hijo sonriendo

¿Qué es la menopausia?

Cuando una mujer cesa definitivamente de tener periodos menstruales, ha llegado a una etapa de su vida llamada "menopausia". Frecuentemente llamada "el cambio de la vida", esta etapa señala el final de la capacidad de una mujer para tener hijos. Muchos médicos usan el término "menopausia" para referirse al periodo de tiempo durante el cual el nivel de hormonas de una mujer comienza a cambiar. Se dice que la menopausia es "completa" cuando los periodos menstruales cesan en forma continua durante un año.

A la fase de transición anterior a la menopausia se la conoce clínicamente como "perimenopausia" o "climaterio". Durante este periodo de transición previo a la menopausia, la producción de óvulos maduros en los ovarios de una mujer disminuye, y la ovulación se torna irregular. Al mismo tiempo, la producción de estrógeno y progesterona disminuye. La gran caída en los niveles de estrógeno es la que provoca la mayoría de los síntomas comúnmente asociados con la menopausia.

¿Cuándo ocurre la menopausia?

Si bien el promedio de la edad para la menopausia es de 51 años, en realidad puede ocurrir en cualquier momento entre los 30 y los 55, o después. Las mujeres de peso insuficiente y que fuman tienden a experimentar la menopausia antes, mientras que las mujeres excedidas de peso tienden a experimentar la menopausia en forma posterior. En general, una mujer tiende a experimentar la menopausia a alrededor de la misma edad en que lo hizo su madre.

La menopausia también puede ocurrir por otras razones que no sean naturales. Estas pueden incluir las siguientes:

  • Menopausia prematura. La menopausia prematura puede ocurrir cuando hay una falla del ovario antes de los 40 años de edad, y puede ser asociada con factores como tabaco, exposición a la radiación, drogas quimoterapéuticas o cirugía que impide el abastecimiento de sangre al ovario. La falla prematura del ovario también se denomina "insuficiencia ovárica primaria".

  • Menopausia quirúrgica. La menopausia quirúrgica puede ser posterior a una ooforectomía (extirpación de uno o ambos ovarios), o a la radiación de la pelvis que incluya los ovarios en mujeres premenopáusicas. Esto da como resultado una menopausia abrupta, en donde las mujeres experimentan síntomas menopáusicos más severos que si hubieran experimentado la menopausia en forma natural.

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la menopausia. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de forma diferente: algunas tienen menos síntomas más leves, mientras que otras padecen síntomas más frecuentes y molestos. Las señales y los síntomas de la menopausia pueden incluir lo siguiente:

Calores repentinos

Los calores repentinos o "sofocos" son, por lejos, el síntoma más común de la menopausia: un 75 por ciento de las mujeres experimenta aumentos periódicos, repentinos y breves de la temperatura corporal. En general, los sofocos comienzan antes del último periodo de una mujer. Para un 80 por ciento de las mujeres, los sofocos ocurren durante dos años o menos. Un porcentaje pequeño de mujeres experimentan los sofocos durante más de dos años. Estos sofocos parecen estar directamente relacionados con la disminución de los niveles de estrógeno. Los sofocos varían en frecuencia e intensidad según cada mujer.

Además del aumento en la temperatura de la piel, un sofoco puede provocar un aumento en su ritmo cardíaco. Esto provoca sudores repentinos mientras el cuerpo intenta reducir su temperatura. Este síntoma también puede estar acompañado de palpitaciones cardíacas y mareos.

A los sofocos que ocurren por la noche se los denomina "sudores nocturnos". Una mujer puede despertarse empapada en sudor y tener que cambiar su camisón y sábanas.

Atrofia vaginal

La atrofia vaginal incluye la resequedad y el adelgazamiento de los tejidos de la vagina y la uretra. Esto puede provocar "dispareunia" (dolor durante el coito), así como también vaginitis, cistitis e infecciones del tracto urinario.

Relajación de los músculos pélvicos

La relajación de los músculos pélvicos puede provocar incontinencia urinaria, y también aumenta el riesgo de que el útero, la vejiga, la uretra o el recto se introduzcan en la vagina.

Efectos cardíacos

Los mareos intermitentes, la parestesia (sensación anormal como por ejemplo de entumecimiento, cosquilleo, hormigueo o sensibilidad elevada), las palpitaciones cardíacas y la taquicardia pueden ser síntomas de menopausia.

Crecimiento de cabello y vello

Los cambios en las hormonas pueden provocar que algunas mujeres experimenten aumento del vello facial o escasez de cabello.

Salud mental

Si bien es común pensar que la menopausia puede afectar negativamente la salud mental, varios estudios han concluido que las mujeres menopáusicas no sufren más ansiedad, depresión, ira, nerviosismo o sensación de estrés que las mujeres de la misma edad que siguen menstruando. Los síntomas psicológicos y emocionales de fatiga, irritabilidad, insomnio y nerviosismo pueden estar relacionados tanto con la carencia de estrógeno y el estrés del envejecimiento, como con el cambio en los roles de una mujer durante su vida.

Pregunta: "Tengo 49 años y he comenzado a experimentar síntomas de menopausia, y los sofocos son los más molestos. Quisiera saber si hay algo que pueda hacer para aliviarlos".

Respuesta: Los sofocos aparecen como resultado de la disminución en los niveles de estrógeno. Como respuesta a esto, las glándulas secretan cantidades mayores de otras hormonas que afectan el termostato del cerebro y provocan la fluctuación de la temperatura corporal. Se ha demostrado que la terapia con hormonas alivia parcialmente la incomodidad de los sofocos en muchas mujeres. Sin embargo, la decisión de iniciar la complementación de estas hormonas debe tomarse únicamente después de que usted y su médico hayan evaluado la relación riesgo-beneficio en función de sus antecedentes médicos particulares.

En 1991, el Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute) de los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health o NIH, por sus siglas en inglés) lanzó la Iniciativa para la Salud de la Mujer (Women's Health Initiative o WHI, por sus siglas en inglés) para conocer más sobre la salud de la mujer y, en especial, sobre la terapia con hormonas. El ensayo hormonal constaba de dos estudios: el estudio "estrógeno-más-progestina" (HRT, por sus siglas en inglés) en mujeres con útero, y el estudio de "estrógeno-solo" (ERT, por sus siglas en inglés) en mujeres sin útero. Ambos estudios se concluyeron antes de lo esperado, cuando la investigación demostró que la terapia con hormonas no ayudaba a prevenir las cardiopatías y aumentaba el riesgo de ciertos problemas médicos. Estudios posteriores identificaron un riesgo mayor de enfermedades del corazón en mujeres que realizaron la terapia "estrógeno-más-progestina", en especial en aquellas que comenzaron la terapia con hormonas más de 10 años después de la menopausia.  

La Iniciativa para la Salud de la Mujer recomienda seguir el consejo de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (Food and Drug Adminstration o FDA, por sus siglas en inglés) sobre la terapia hormonal ("estrógeno solo" o "estrógeno-más-progestina"). Esta sostiene que la terapia hormonal no debe realizarse para prevenir cardiopatías.

Estos productos son terapias aprobadas para aliviar los sofocos moderados a severos y los síntomas de atrofia vulvar y vaginal. Si bien la terapia hormonal puede resultar eficaz para la prevención de osteoporosis posmenopáusica, solo debe tenerse en cuenta para mujeres con un riesgo significativo de osteoporosis que no puedan tomar medicamentos sin estrógeno. La FDA recomienda que se utilice la dosis más baja de terapia hormonal durante el menor tiempo posible para lograr los objetivos del tratamiento. Las mujeres posmenopáusicas que utilizan o piensan utilizar terapia hormonal deberían consultar a su médico acerca de los posibles beneficios y riesgos que conlleva.

Otras sugerencias prácticas para aliviar los sofocos son:

  • Vestirse en capas, así puede quitarse prendas cuando comience un sofoco.

  • Evitar comidas y bebidas que puedan causarle sofocos, como alimentos condimentados, alcohol, café, té y otras bebidas calientes.

  • Beber un vaso de agua o jugo de frutas fríos al comienzo de un sofoco.

  • Reducir el nivel de estrés, que podría agravar los sofocos.

  • Tener un termo con agua fría o una compresa de hielo cerca de la cama por la noche.

  • Usar sábanas y ropa interior de algodón, y ropa que permita que su piel respire.

  • Mantener un registro diario de síntomas para determinar qué puede desencadenar los sofocos.

Tratamiento para la menopausia:

El médico determinará el tratamiento específico de la menopausia basado en lo siguiente:

  • Edad, estado de salud general e historia clínica del paciente

  • Síntomas actuales

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Opinión o preferencia del paciente

Algunas terapias que ayudan a controlar los síntomas frecuentemente asociados con la menopausia incluyen las siguientes:

Terapia con hormonas (HT, por sus siglas en inglés)

La terapia con hormonas (HT) incluye la administración de una combinación de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona durante la perimenopausia y la menopausia. La HT en general es administrada en forma de píldoras. Sin embargo, el estrógeno también puede administrarse mediante parches transdérmicos y cremas vaginales.

La decisión de iniciar la complementación de esta hormona debe tomarse únicamente después de que usted y su médico hayan evaluado la relación riesgo-beneficio en función de sus antecedentes médicos particulares.

Terapia de estrógeno (ET, por sus siglas en inglés)

La terapia de estrógeno (ET) incluye la administración de estrógeno solo que el cuerpo ya no produce. La ET se prescribe frecuentemente para mujeres que se han sometido a una histerectomía. El estrógeno se receta en las siguientes formas: píldoras, parches transdérmicos (donde el estrógeno se absorbe a través de la piel) y cremas vaginales.

La decisión de iniciar la complementación de esta hormona debe tomarse únicamente después de que usted y su médico hayan evaluado la relación riesgo-beneficio en función de sus antecedentes médicos particulares.

Tratamiento no hormonal

Este tipo de tratamiento en general incluye el uso de cremas para aliviar algunos de los síntomas asociados con la menopausia que pueden comprarse sin receta médica y que no contienen estrógeno.

Alternativas al estrógeno

Las alternativas al estrógeno son los llamados "estrógenos sintéticos", como el raloxifeno, que pueden ofrecer los beneficios del fortalecimiento del estrógeno sin muchos de los riesgos asociados (por ejemplo, el aumento en el riesgo del cáncer endometrial)

Terapias alternativas

La homeopatía y los tratamientos con hierbas, a menudo llamadas "hormonas bioidénticas", pueden ofrecer algún alivio para los síntomas de la menopausia. No obstante, existe inquietud sobre su potencia, seguridad, pureza y eficacia.

Cuando se acercan a la menopausia, las mujeres deberían evaluar cada opción, riesgos potenciales y beneficios, con su médico. Visite los Recursos en Línea sobre Salud Femenina para más información.

Memorial Health System’s Accreditations & Awards
Memorial Health System
401 Matthew Street, Marietta, OH 45750
(740) 374-1400
© 2014, Memorial Health System.
MMH Emergency Department 57 min
Selby General 10 min
Physicians Care Express-Marietta 10 min
Physicians Care Express-Belpre 10 min
Back to Top