A- A+

Bookmark and Share

Back to Adult Spanish Conditions

Espondilitis Anquilosante

¿Qué es la espondilitis anquilosante?

Anatomía de la pelvis masculina
Click Image to Enlarge

La espondilitis anquilosante (su sigla en inglés es AS), es un tipo de artritis que afecta a la columna vertebral. "Anquilosante" significa "agarrotado" o "rígido", "espondil" quiere decir "columna vertebral" e "itis" hace referencia a una inflamación. La enfermedad produce inflamación de la columna vertebral y de las articulaciones grandes, que a su vez provoca rigidez y dolor. La enfermedad puede provocar la erosión de la articulación entre la columna vertebral y el hueso de la cadera (la articulación sacroilíaca), y la formación de puentes óseos entre las vértebras de la columna vertebral, de manera que esos huesos queden fusionados. Además, también pueden fusionarse los huesos del tórax. Si bien no se conoce la causa de la AS, algunos investigadores le atribuyen cierto origen genético. Un gen denominado HLA-B27 se presenta en el 90 por ciento de las personas que padecen espondilitis anquilosante (AS, por su sigla en inglés). Sin embargo, muchas personas con el gen HLA-B27 no padecen AS.

¿A quiénes afecta la espondilitis anquilosante?

La espondilitis anquilosante, (su sigla en inglés es AS) es más frecuente entre la gente joven, de 17 a 35 años de edad, pero puede ocurrir en niños y adultos mayores también. La enfermedad afecta de dos a tres veces más hombres que mujeres jóvenes y tiende a ser hereditaria.

¿Cuáles son los síntomas de la espondilitis anquilosante?

Los síntomas de la AS tienden a aparecer y desaparecer por períodos de tiempo. A continuación, se enumeran los síntomas más frecuentes de la AS. Sin embargo, cada individuo puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor de espalda, que suele ser más intenso durante el descanso nocturno

  • Rigidez por la mañana temprano

  • Posición encorvada como reacción al dolor de espalda (al inclinarse hacia delante el dolor tiende a aliviarse)

  • Columna vertebral rígida e inflexible

  • Incapacidad de respirar profundamente, si las articulaciones entre las costillas y la columna vertebral están afectadas

  • Pérdida del apetito

  • Pérdida de peso

  • Fatiga

  • Fiebre

  • Anemia

  • Dolor en las articulaciones

  • Leve inflamación de los ojos

  • Daño de algunos órganos, como el corazón, los pulmones y los ojos

Los síntomas de la espondilitis anquilosante pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la espondilitis anquilosante?

Además del examen y la historia médica completa, los procedimientos para diagnosticar la espondilitis anquilosante pueden incluir los siguientes:

  • Rayos X  -  examen de diagnóstico que utiliza rayos invisibles de energía electromagnética para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.

  • Velocidad de sedimentación globular (su sigla en inglés es ESR)  -  medición de la rapidez con la que los glóbulos rojos caen hacia el fondo de un tubo de ensayo. Cuando hay hinchazón e inflamación, las proteínas de la sangre se agrupan y pesan más de lo normal. Por eso, al medirles, caen y se posan más rápido en el fondo del tubo de ensayo. Generalmente, cuanto más rápido se depositan las células de la sangre, más grave es la inflamación. Las personas que tienen AS suelen tener la ESR elevada.

  • Exámenes genéticos  -  realizados para determinar si una persona lleva una copia de un gen alterado para una enfermedad determinada; se suele detectar la presencia del gen específico (HLA-B27) en más del 95 por ciento de las personas que padecen AS.

Tratamiento de la espondilitis anquilosante:

El tratamiento específico de la espondilitis anquilosante será determinado por su médico basándose en lo siguiente:

  • su edad, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad del trastorno

  • su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.

  • sus expectativas para la evolución de la enfermedad

  • su opinión o preferencia.

No existe cura para la espondilitis anquilosante. Sin embargo, si se tratan los síntomas rápida y enérgicamente, es posible atenuar, e incluso prevenir, la incapacidad a largo plazo.

El objetivo del tratamiento de la AS consiste en disminuir el dolor y la rigidez, prevenir las deformidades y mantener un estilo de vida normal y lo más activo posible. El tratamiento puede incluir:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides para disminuir el dolor y la inflamación.

  • El uso de corticosteroides durante períodos cortos para disminuir la inflamación

  • Los fármacos antirreumáticos que modifican la enfermedad (por ejemplo, sulfasalazina) o FAME trabajar en una serie de diferentes maneras para disminuir la inflamación y para controlar la espondilitis anquilosante.

  • El uso de relajantes musculares y medicamentos para el dolor durante períodos cortos para aliviar el dolor severo y los espasmos musculares.

  • Cirugía para reemplazar una articulación, colocar varillas en la columna o extraer parte de los huesos engrosados y endurecidos.

  • Mantener una postura correcta

  • Hacer ejercicio de forma regular que incluya ejercicios para fortalecer los músculos de la espalda.

Memorial Health System’s Accreditations & Awards
Memorial Health System
401 Matthew Street, Marietta, OH 45750
(740) 374-1400
© 2014, Memorial Health System.
MMH Emergency Department 35 min
Selby General 40 min
Physicians Care Express-Marietta 10 min
Physicians Care Express-Belpre 16 min
Back to Top